Descubre cuál es la estrategia exitosa para vender cursos online todos los meses

Este artículo está escrito por Jordi Solé, un compañero y amigo que ayuda a formadores o profesionales que imparten cursos o talleres presenciales a conseguir 1.000€ extras al mes convirtiendo su formación en un curso online. ¿Quieres montar una estrategia para vender cursos on line?

Mis inicios como consultor en transformación de cursos presenciales en formación online se inicia con mis primeras experiencias profesionales. Llevo 15 años como docente y para mí es muy vocacional. Empecé a impartir formación desde muy joven, cuando todas mis formaciones eran presenciales.

Pero hubo un punto de inflexión: empecé a trabajar en la Universitat Oberta de Cataluña, que es 100% virtual. Y es donde empecé a aprender sobre formación digital y a desarrollar mis propios cursos online. También lo hacía para otros clientes. Al principio solo tutorizaba pero luego comencé a crear mis propios cursos, para mi y para otros profesionales formadores.

La formación que creaba era meramente en formato online. Y pensé que podía transformar todo ese expertise para ayudar a otros profesionales que querían convertir su formación al canal online. Aproveche mi experiencia de tantos años para ayudar a otros profesionales.

Cualquier formación presencial puede ser transformada como formación online

Hoy en día, con las herramientas que disponemos podemos crear cualquier tipo de formación online. Después de 15 años dedicándome a la formación online he visto la evolución de los cursos online y cómo ha evolucionado este sector.

 En los primeros cursos online, en los que tutorizaba los alumnos, estos trabajaban solo sobre documentos en PDF. Pero poco a poco fuimos introduciendo el formato video como el contenido principal de esos cursos, casi al 100%.

Con esto quiero decir que con formato vídeo (y con un poco de edición) podemos hacer cursos más dinámicos. Incluso con la inclusión de sesiones en vivo. Y esto facilita que cualquier tipo de formación pueda trasladarse a los cursos online.

La situación de la formación en el sector de la salud y su paso al canal online

En el sector de la salud, los profesionales que imparten formación está en auge. De hecho, cada vez hay más alumnos que son profesionales del sector de la salud que reclaman mis servicios.

La salud es uno de los cuatro macro-mercados que más demandan la necesidad de convertir sus formaciones en cursos online. Y detecto que es un sector que recurre a este tipo de formaciones para potenciar sus negocios y su autoridad en este sector.

Además, el macro-mercado de la salud tiene un gran potencial y abarca un gran número de nichos muy competidos, como el sector del bienestar, del deporte, alimentación, etc. Y en todos ellos la formación online funciona de forma excelente.

Errores de un profesional que quiere convertir su formación al formato online

La primera recomendación que hago es, para no perder tiempo ni dinero, ponerse en manos de un especialista, de un mentor que te permita despegar lo antes posible. Para que los errores que ese mentor cometió tú no los vuelvas a cometer.

Porque la realidad es que vender formación online no es sencillo y requiere unos procesos y una planificación. No solo me refiero al curso en si, sino también al proceso de transformación. No es simplemente subir nuestros materiales, por mejores que sean, a una plataforma digital. Estos contenidos necesitan un tratamiento y una estrategia para poder visibilizarlos y venderlos.

Intentarlo por tu cuenta es, por tanto, un gran error.

Otro gran error es subir nuestros materiales a una plataforma de formación online sin más. Esto no resulta efectivo. Es sencillos, si, pero no genera resultados. Los materiales requieren un rediseño y una readaptación, porque al no estar en el aula presencialmente, los contenidos requieren un apoyo o soporte distinto y adaptado a las necesidades del alumno.

Esto se simplifica mucho con un tutor.

Llega el proceso de venta… ¿cómo se planifica la venta de un curso o formación online?

Lo que hago con mis clientes es identificar la temática sobre la que crear el curso online. Cuanto más específico sea su contenido, mejor.

Por ejemplo, hablábamos antes del macro-mercado de la salud. Pero si nos dirigimos a un nicho ultra-específico, eso nos facilitará las ventas. Así nos posicionamos como expertos y generamos autoridad en un sector muy concreto y determinado.

También hay que validar esta propuesta. Existen varios sistemas de validación: consultar internet, u observar si hay competencia. Y si la hay, cómo funciona.

De hecho, si la hay es buena señal, pero, en ese caso, debemos buscar un factor diferenciador. O buscar un target distinto al de otros profesionales de nuestro sector.

Otra forma de conocer si nuestra propuesta de valor tendrá buena recepción es crear un lead magnet. Y, mediante visibilización, a través de FB Ads, ver si ese contenido genera suscripciones y la gente está interesada en ello.

Así de paso, empezamos a crear una lista a la que luego podremos ofrecer ese curso online.

Una vez hemos pasado esa primera fase de validación ya podemos vender el curso. Pero jamás recomiendo lanzar un curso a la venta y haberlo creado sin antes haber hecho una validación del potencial interés de nuestra audiencia.

Porque si luego no se vende, habremos empleado mucho tiempo y dinero que no habrá servido para nada.

El secreto de la pre-venta: ¿venderlo antes de hacerlo?

Este es un punto de especial interés para muchos formadores. Una vez hemos validado que el curso tendrá un interés real en el nicho de mercado al que nos dirigimos, la validación llega cuando los compradores adquieren las primeras unidades.

Pero para ello, el curso no tiene que estar desarrollado al 100% necesariamente. Es lo que comentaba antes: piensa en la sensación de crear tu curso de forma integral y que luego no se venda nada.

Lo que propongo a mis clientes es sacar el curso a la venta en beta-tester, al 50% de descuento. En este caso tendríamos “solo” los dos primeros módulos creados. Y cuando se vendan las primeras unidades, iremos creando el curso a medida que esos primeros alumnos avanzan en la formación. Es lo que llamamos el goteo de contenido.

Esto nos permite secuenciar el aprendizaje. Y también es útil para que, en los primeros quince días de garantía, el alumno no se pueda llevar todos los materiales y luego pedir la devolución.

Es una estrategia que nos permite ir avanzando con la seguridad que lo que ofrecemos es válido y gusta. Y te compromete a seguir generando buen contenido y materiales.

¿Es necesario tener una web para vender tu formación online?

Yo recomiendo que se vendan los cursos desde nuestras propias webs o plataformas.

Existen varias plataformas que permiten alojar el curso. Pero exigen elevadas comisiones y debemos leer las condiciones. En nuestra propia plataforma los leads y potenciales clientes son nuestros y forman parte de nuestra lista, y no de una plataforma ajena.

Por tanto no recomiendo plataformas externas. Además, que esas formaciones estén en nuestra plataforma también nos otorga visibilidad de marca, reconocimiento, autoridad y posicionamiento.

Pensemos que los contenidos y los leads deben ser siempre nuestros. Y, a día de hoy, crear tu propia escuela depende de un solo click: desde la creación de los materiales en la plataforma a la pasarela de pago… Tenemos infinitas y prácticas herramientas para todo ello.

Disponer de un curso online nos posiciona como expertos. Si ya estamos impartiendo formación presencial esto nos aporta un plus de reconocimiento y notoriedad. Pero tener la formación online nos amplía nuestro campo de acción y aumenta nuestras posibilidades de venta.

Primeros pasos para digitalizar nuestras formaciones

En esta página ofrezco una guía gratuita para Convertir tu Formación Presencial en un Curso Online Sin Complicaciones donde puedes acceder a una guía con valiosos recursos y una plantilla para diseñar tu curso.

Y creo que es importante recalcar “sin complicaciones”, porque mucha gente que se plantea transformar sus cursos en formación online piensa que es algo complejo. Pero con las herramientas y el acompañamiento adecuado, es mucho más sencillo.

Es importante recalcar que, a la hora de crear cursos online, algunas tareas o áreas pueden delegarse a otros profesionales. Yo, por ejemplo, más allá de la producción del contenido, e incluso la creación de los vídeos, creo que el resto de tareas podemos externalizarlo para ser productivos en lo que realmente podemos y sabemos hacer nosotros.

Me refiero a tareas como la creación de nuestra web o aspectos de edición de vídeos más profesionalizados. Los copys o el diseño también son tareas que aconsejo delegar. En general, la parte técnica requiere profesionales expertos que nos ofrezcan grandes resultados.

Para ello, los mentores podemos acceder a profesionales que son especialista en las áreas que antes comentaba. Creo que es básico tener un mentor, y, a partir de ahí, delegar esas tareas en profesionales que te recomiende tu propio mentor, que puede darte beunísimas referencias de esos expertos.

¿Cuánto nos puede costar crear un curso básico de formación en el ámbito de la salud?

Para un curso de formación que pueda tener una duración presencial de unas 10 horas, en formato online podría durar 20 horas. La razón es que el alumno tendrá que trabajar los materiales al no estar en el aula con el profesor in situ.

Por tanto, se suele duplicar el tiempo que se emplea en una formación en el aula, al transformarlo en formación online.

Y al calendarizar, los contenidos que se imparten presencialmente en una semana, en formato online requieren un mes en el calendario del alumno.

Por otro lado, el tiempo que puede emplear un profesional para transformar ese curso presencial al soporte online, no debería ser excesivo si tenemos en cuenta que ya tenemos un material base. Y esto nos facilita mucho las tareas.

Para ello, recomiendo generar un índice de módulos y lecciones. Una vez tenemos esto definido, podemos decir que el curso se crea de forma sencilla: desde vídeos a materiales descargables.

Por ejemplo, un curso del que había impartido unas 17 ediciones, lo grabé en una semana.

Ventajas de transformar nuestra formación presencial en cursos online

Básicamente y, como ya he dicho, existen varias…

  • La posibilidad de ampliar nuestra comunidad de clientes sin     limitaciones geográficas
  • La autoridad y posicionamiento que otorga tener una formación             online en tu nicho de mercado.
  • La rentabilidad que supone vender de forma permanente un curso que      ya está creado, pese a que pueda seguir actualizándose. Es algo     totalmente escalable.

Para ello seguiremos estrategias como embudos que automatizan todos los procesos para que el alumno acceda a los materiales desde el minuto uno.

Por eso estoy convencido de que, en el sector de la salud, por ejemplo, la venta de conocimientos en formato online va a ser un mercado muy potente.

Existe cada vez mayor demanda en el sector de la salud que ofrece, además, otra ventaja: los profesionales de la salud pueden compartir sus conocimientos, mientras son profesionales en activo.

Veo que, además existen grandes posibilidad para desarrollar cursos de temas muy especializados.

Un dato curioso y además sugerente: solo el 2% de la formación que existe está digitalizada. Así que veamos cuántas posibilidades existen para la formación online con ese 98% que queda por transformar al formato online.

Este es un artículo escrito por Jordi Solé 

Ayudo a formadores o profesionales que imparten cursos o talleres presenciales a conseguir 1.000€ extras al mes convirtiendo su formación en un curso online, para que puedan posteriormente escalar su proyecto y vivir full time de su negocio digital.

Deja un comentario