Los 4 enemigos mortales de los médicos privados que acabarán con contigo (y con todos nosotros) si no haces algo ya

En el artículo anterior te expliqué que la profesión médica está completamente desprestigiada en nuestra sociedad, pero lo que no te conté es que la situación es aún peor de lo que crees. ¿Por qué? Porque aún no hemos tocado fondo.

Los médicos tenemos que saber adaptarnos a la peculiaridades de cada época salvaguardando el papel liberal de nuestra profesión. Solo de esta forma podremos garantizar que el médico y el paciente, mantengan sus derechos y su integridad. Por desgracia, estamos muy lejos de esta situación ideal

Frente a nosotros tenemos duros enemigos que están empeñados en hacer todo lo posible para ocupar un lugar que no les corresponde. Ese lugar es el sagrado espacio entre los dos agentes necesarios y suficientes para un acto médico, el médico y el paciente.

La administración pública ha convertido a los médicos en un proletariado funcionarial para sostener un sistema de fraude institucional

Con la excusa de la universalidad de la sanidad y mentiras como esta, los gestores de la sanidad pública de nuestro país se han arrogado el derecho de reescribir la realidad de la relación médico paciente. Así, se han convertido en unos intermediarios interesados que actúan como invitados de piedra y deciden las condiciones en las que cada uno de nosotros, los médicos, podemos actuar con los pacientes.

La realidad es que la calidad de nuestro sistema sanitario está basada de forma casi exclusiva en la precarización progresiva de las condiciones laborales de los profesionales que trabajamos o hemos trabajado en él.

Tus jefes juegan con la vocación profesional para condicionarte y hacerte trabajar en condiciones que apenas nadie aceptaría si estuviera en su sano juicio. Te condicionan haciendo creer que les debes algo por trabajar en el sistema público y te mantienen en una constante inseguridad con la que te tienen atados de pies y manos por unas migajas

Todo esto, mientras venden a la población una sanidad de primer nivel que está muy lejos de ser real. La pura realidad es que el mayor interés de los gestores de la administración pública que dirigen los hilos de los 17 sistemas sanitarios que tenemos en nuestro país está centrado en aspectos puramente económicos y no tiene nada que ver con la salud de los ciudadanos.

Crean unos servicios fantasma como el de libre elección o segunda opinión que luego no dan la respuesta prometida. Establecen unos plazos de garantía que no cumplen y reniegan del sistema privado a la vez que concretan en su propio beneficio los servicios que les interesa de forma completamente opaca.

Al final, te queda un salario base de mileurista a pesar de un nivel 24 de la administración pública. Una condición estatutaria que incluye todo lo malo de ser funcionario sin ninguno de los beneficios. Contratos temporales ilimitados a tiempo parcial que no son legales en ninguna empresa privada. Unas condiciones laborales precarias con guardias faltas de medios personales y materiales.

A todo esto se une una ristra de complementos salariales condicionados a rendir pleitesía a las prioridades del sistema como el de exclusividad por ejemplo, en ele que te penalizan con más de 800€ de tu sueldo si quieres desarrollar actividad privada y así un sin fin de despropósitos más.

Las aseguradoras han implantado el modelo low cost en la sanidad privada a tu costa y financiado directamente por ti y tus pacientes

Después del negro panorama que te he mostrado en la sanidad pública, según la conocida teoría de los vasos comunicantes, tarde o temprano, esto tenía que llegar de una forma parecida a la sanidad privada. Las condiciones laborales en régimen de semiesclavitud autoconsentida y manipulada abocaba a una situación similar en la sanidad privada

Los grandes agentes de poder con influencia han tomado la iniciativa y han aprovechado la ocasión para tirar por los suelos las ya de entrada malas condiciones económicas de los médicos en la sanidad privada gestionada por terceros como grandes clínicas y aseguradoras.

Si lo piensas bien, es el negocio perfecto. Tanto que suena a estafa piramidal.

  • Mentira nº 1: Las aseguradoras te cuentan que estar en su cuadro médico es la mejor vía para conseguir pacientes. La vía más rápida. Si estás en su cuadro médico empezarán a llegarte los pacientes sin esfuerzo ninguno y en poco tiempo tendrás tu consulta llena
  • Mentira nº 2: Claro, no podía ser tan fácil. Hablas con el director médico de la compañía en tu zona y te dice que el cuadro está cerrado y es muy difícil entrar porque todo el mundo quiere estar en las aseguradoras principales. Te piden un montón de papeles y a la cola para poder empezar a trabajar. La realidad es que a ellos no les interesas tu, le interesa trabajar con las grandes clínicas y grupos médicos privados
  • Mentira nº 3: damos por hecho que por la vía normal o con las gestiones que ha realizado algún conocido tuyo, consigues entrar en el cuadro médico de esa aseguradora magnífica que te garantiza un flujo importante y constante de pacientes. Las condiciones son las que son. 10-15€ por paciente que pueden llegar a 25 en algunas especialidades y también bajar a 7€ en otras como la pediatría.
    • Cobrar 7-10€ por ver a un niño siendo pediatra es un pufo. No tardarán menos de 20 minutos en el mejor de los casos y así, no tendrás más de 21-30€ la hora menos los impuestos y el impuesto revolucionario de la clínica por trabajar a porcentaje.
    • En cambio, cobrar 25€ por un paciente de oftalmología en el que los 20min pueden que sean más que suficiente, te puede llevar a los 75€ por hora, que es algo bastante razonable.
  • Mentira nº 4: Si haces bien tu trabajo y tienes poca demora en tu consulta, los pacientes cogerán cita contigo antes que con otro compañero de tu especialidad. Ya quisieras. Cuando empiezas, no tienes pacientes, por mucho que tengas citas libres, de algún sitio te tienen que llegar. Además, cuando pasa el tiempo y ya tienes la agenda llena, la única forma de aumentar tus ingreso es echando más horas.
  • Mentira nº 5: Llega el momento de hacer cuentas y después de un mes trabajando empiezas a ver que la cosa avanza. Seguro que no han llegado tantos pacientes como te esperabas porque acabas de empezar. Aún así, no esperes ver ni un euro. Entre las condiciones, una de las más curiosas es que el pago te lo harán a 3 meses vista. Mientras, tienes que seguir corriendo con todos los gastos por tu cuenta
    • Esto me lleva a una pregunta. ¿Las aseguradoras ganas dinero con la atención de los médicos a los pacientes o generan muchos ingresos gracias a estar financiadas por tus pacientes y por ti mismo? Es que me parece una estructura de negocio tan bien pensada en su beneficio exclusivo que alucino. Los pacientes pagan su cuota cada mes peor tu tardas 3 meses en cobrar por ver a un paciente. ¿Qué pasa con ese dinero durante todo ese tiempo? Quien sabe…
  • Mentira nº 6: Dentro de las condiciones, algo en lo que nadie suele fijarse en es los condicionantes de pago. Las primeras citas son las que ocurren sin otra previa en los 30-45 días anteriores. si hay una cita anterior dentro de ese periodo, se considera revisión y se paga menos. Si hay más de 2 citas en un determinado periodo de tiempo que suele ser un mes, no te pagan la consulta…. firmado está aunque no lo hayas leído. Y claro, ponte a llevar un listado de pacientes atendidos para cotejarlo con lo que te pagan 3 meses después ¿De verdad lo has hecho alguna vez? Saben que no y juega a su favor.

En fin, podría seguir así hasta el infinito pero creo que con esto ya tienes más que claros los puntos principales de lo que te estoy contando

Las grandes empresas de salud mantienen un oligopolio que manipula el mercado y juega contigo

No voy a dar nombres para no meterme en problemas con gente poderosa pero seguro que tienes en la mente algunos grupos empresariales de salud que ostentan una situación privilegiada en la medicina privada de nuestro país. La verdad es que no son muchas, pero algo curioso en los últimos años, es que la tendencia es a la agrupación.

Estos grupos, en colaboración directa con las propias aseguradoras, actúan como un intermediario más entre los médicos como tu y tus pacientes. Ya supones lo que significa esto en todos los negocios. Más intermediarios, más costes. ¿Sabes quien lo paga? Claro, tu. Los precios que pagan los pacientes no dan para mucho.

Pongamonos en situación. Te decides a trabajar en la privada y buscas los hospitales que hay cerca de tu zona. Intentas hablar con el director pero no es nada sencillo. Consigues una reunión con él si acaso y te presentas. Le cuentas lo buen médico que eres, dónde has hecho la especialidad… y al final, sin tener muy claro como, has dicho que si a las condiciones que te ha puesto porque tu querías empezar y cuanto antes.

Déjame que te cuente otra serie de mentiras escandalosas que te cuentan para que caigas en sus diabólicas garras sin que te des cuenta de que es la crónica de una muerte anunciada.

  • Mentira nº 1: Por norma general, una condición imprescindible para trabajar en un hospital privado es hacerlo con compañías de seguros. No vaya a ser que saques los pies del tiesto y empieces a tener un poco de autonomía.
  • Mentira nº 2: Por supuesto, nada de tener un contrato laboral con sueldo fijo y condiciones laborales como las de cualquier trabajador. Aquí toca darse de alta de autónomo y renunciar a vacaciones, festivos, compensación por enfermedad ni nada de eso. Tu estás allí esperando pacientes y solo cobras si viene peor la administrativa que solo está allí sentada respondiendo el telefono y pasando la tarjeta, tiene un sueldo fijo garantizado (y cuantos menos pacientes haya, menos trabajo para ella).
  • Mentira nº 3: Por descontado que se trabaja a porcentaje. Te cuentan que así no te limitan los ingresos y que es la mejor forma de que los mejores médicos ganen más porque tendrán más pacientes. Aquí te han clavado uno de los puñales más grandes del mundo en la espalda. Te han invocado el ego profesional. ¿Quién va a decir que no a ese razonamiento? Es una rampa porque decir que no es asumir que no eres bueno.
    • Otro tema es el porcentaje escandaloso. En las épocas de bonanza había acuerdos del 20%, pero en la actualidad, lo mejor que se puede conseguir es un 30%. Esta cifra me parece razonable. Más allá de eso, me parece un abuso denigrante. Lo peor es que conozco casos en los que el porcentaje llega al 60% para la clínica.
  • Mentira nº 4: Los intermediarios también juegan con tu dinero pero sobre todo, tienen a tus pacientes. Ves pacientes, que realmente no son tuyos ni de ellos, son de la aseguradora, pero al menso ellos tienen sus datos. Tu no tienes nada que te permita poder tener contacto con ellos si en algún momento te vas de allí o directamente te echan.
  • Mentira nº 5: En la clínica o el hospital, tienes un contrato con ellos, no con la aseguradora. Ellos tienen las claves de la compañía y cobran directamente de ella. En esa situación, tendrás que aceptar no cobrar hasta que la compañía le pague al hospital. Luego este tiene que pagarte a ti y esos 3 meses pueden ser 4 o 5 tranquilamente. Mientras tu, sigues pagando tus impuestos. 
  • Mentira nº 6: Bueno. Seamos positivos, todo esto se puede superar si al final compensa y hay ingresos. Ok, te lo acepto pero, ¿te suena de algo tener la agenda llena y que falten varios pacientes? ¿Tienes pacientes que te dicen que han intentado coger cita y le han dicho que no tenías cuando había muchos huecos libres? Esto se llama manipulación interesada de la agenda por parte de las administrativas con o sin la orden directa de la dirección. Es la forma más habitual de conseguir que te vayas de un hospital sin decírtelo a la cara o de conseguir que otro compañero o algún grupo con el que hay mejor relación, se quede con todos los pacientes.

No sigo para no agobiarte más, pero es la pura realidad.

Muchos médicos han sido abducidos y ahora son explotadores de compañeros como tu

Para terminar, quedan aún más intermediarios en todo este proceso que ocupan todo el espacio disponible entre tu y tus pacientes. Te he hablado de las aseguradoras, de los grandes grupos de salud privada y me quedan los pequeños grupos o los “jefes de servicio” de los centros privados.

Una práctica habitual en muchos hospitales privados es delegar la tarea de gestionar el trato directo con los profesionales de cada servicio en un responsable ya sea este un individuo o un grupo. De esta forma, el hospital delega todas esas funciones de gestión y trato con los médicos y puede prescindir de un departamento de recursos humanos.

Esto es algo completamente beneficiosos para ellos porque se quitan de encima y de una plumazo unos costes fijos importantes derivado de este trabajo. A cambio de ello, el responsable designado de cada especialidad recibe algo a cambio y al final siempre es dinero.

No, no creas que el hospital le pone un sueldo de jefe. Lo que ocurre es que el jefe lo que se queda es un porcentaje que se acumula al que te descuenta la clínica de lo que cobras de cada paciente. Asi todo encaja ¿verdad?

Bueno, ahora que sabes todo esto, cuéntame en los comentarios cuál de estos problemas o cualquier otro que hayas tenido es tu principal dificultad a día de hoy para rentabilizar tu consulta

12 comentarios en “Los 4 enemigos mortales de los médicos privados que acabarán con contigo (y con todos nosotros) si no haces algo ya”

  1. Baremo medio de las compañías principales para Medicina General: 1ª consulta: 8.50 €. 2ª Consulta: 6.00 €. Consultas sucesivas: 0.00 € (CERO EUROS), con lo cual a veces estás una mañana entera viendo pacientes y NO COBRAS NADA por ello. A estos precios hay que descontar el 15% de IRPF y además los gastos propios de mantenimiento de la consulta (luz, agua, teléfono, comunidad, IBI, Basura, limpieza, etc) y los gastos propios para el ejercicio de la actividad (cuota colegial, seguro de responsabilidad civil, etc). Aseguro que lo que un médico de medicina general cobra neto por paciente está entre 2.50 € y 3.00 €. !!! UN GORRILLA APARCACOCHES COBRA MÁS !!!.

  2. totalmente de acuedo

    Soy epecxialista en med familiar y comun via mir

    Tengo plaza en propiedad como medico titular en un c de salud

    trabajo para un g hospitalario privado haciendo guardias

    cual es la solucion?

    DEDICARSE A OTRA COSA ?

    Me gustaria poder tener mi consulta privada de med familiar

  3. Ahora que leo lo de manipular las agendas me doy cuenta de lo que me hicieron en una consulta: cubrir días de permiso de otros compañeros, que tenían 10 pacientes mañana y 10 tarde. Al final la mayoría no se presentaban, y acabé viendo máximo 4 pacientes diarios esos días.

Deja un comentario