Cinco tecnologías que marcarán el futuro de sector sanitario

La aplicación de las nuevas tecnologías en el ámbito sanitario es una tendencia al alza y que, con el avance y el progreso de los dispositivos y herramientas digitales, irá a más en los próximos años. De hecho, el uso de los datos o las comunicaciones más efectivas entre diferentes profesionales sanitarios ya está impulsando este avance en el ámbito de la salud.  Por ello, desde LifeStyle Profesional hemos seleccionado cinco tecnologías y herramientas que sin ninguna duda marcarán el futuro del sector sanitario a todos los niveles.

Aplicaciones de seguimiento y adherencia al tratamiento

En un mundo cada vez más avanzado, proporcionar un seguimiento personalizado y conseguir una mayor implicación del paciente en el tratamiento de sus patologías son los objetivos de cientos de aplicaciones diseñadas para lograr una recuperación sea más rápida y efectiva.

Estas herramientas digitales ayudan a monitorizar los síntomas de forma telemática, recuerdan al paciente la necesidad de cumplir con el tratamiento de forma regular e incluso incentivan la adopción de un estilo de vida más saludable.

Centros sanitarios inteligentes

Cada vez más centros sanitarios, hospitales y consultas médicas privadas están implementando nuevas tecnologías y herramientas para mejorar su eficacia, rapidez y atención al paciente. Por ejemplo, las redes de comunicación de última generación 5G permitirán en los próximos años transmitir datos en tiempo real entre profesionales sanitarios, lo se traducirá en una gestión más eficiente de los pacientes y en tareas administrativas, organizativas y de logística en función de las características de cada centro.

Realidad aumentada y robótica sanitaria

Una de las demandas de muchos pacientes y profesionales sanitarios es la mejora de la comunicación entre las diversas personas que forman el ámbito sanitario. Así, los dispositivos de realidad aumentada serán cada vez más frecuentes en los centros sanitarios para explicar las particularidades de cada patología y cada tratamiento que se vaya a indicar. Con ello, se consigue aportar más y mejor información al paciente en un proceso fundamental como por ejemplo el consentimiento informado.

Por otro lado, la aplicación de la robótica y otros dispositivos similares también son tecnologías cada vez más frecuentes en consultas médicas, quirófanos o salas de diagnóstico de multitud de centros sanitarios. El uso de estas avanzadas herramientas permite mejorar la precisión, agilizar los tiempos, salvar las posibles dificultades físicas que pueda tener un médico e incluso la atención remota sin la necesidad de que el profesional sanitario se encuentre en la misma sala.

Medicina no invasiva

Otra de las tecnologías que está teniendo un notable progreso en los últimos años y que irá a más próximamente es la denominada medicina no invasiva. Este tipo de medicina se caracteriza por la utilización de instrumentos o dispositivos que no requieren algún tipo de corte, lesión o molestia al paciente.

De modo que la medicina no invasiva utiliza, entre muchos otros dispositivos, sensores que se pueden implantar, ingerir e incluso minirobots que pueden ayudar a mejorar el diagnóstico y el seguimiento de múltiples patologías.

Todas ellas son unas tendencias en auge que revolucionarán la asistencia sanitaria, repercutiendo de forma positiva en la salud del paciente y en el trabajo del profesional sanitario.

Deja un comentario